Plan migratorio de México aguarda el visto bueno de Trump

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Cumplidos los 90 días en que México prometió reducir la migración irregular hacia Estados Unidos, su agresiva estrategia parece exitosa, aunque no garantiza que un impredecible Donald Trump no ejerza nuevas presiones para reducir más el desesperado éxodo de migrantes, mayoritariamente centroamericanos.

Marcelo Ebrard, canciller del presidente izquierdista Andrés Manuel López Obrador, se reúne este martes en Washington con el vicepresidente Mike Pence y con su homólogo Mike Pompeo, decidido a presumir de la caída de 56% en la migración ilegal que han logrado desde que asumieron tal compromiso el 7 de junio pasado.

Aunque para Ebrard la cifra demuestra que “la estrategia mexicana está funcionando”, las sorpresas no pueden descartarse.

“El gobierno mexicano está preparado, los funcionarios tienen muy claro que con Donald Trump todo puede ocurrir”, dice Leticia Calderón, investigadora del gubernamental Instituto Mora.

“Hay aún más trabajo que hacer”, escribió Pence en Twitter el lunes al anunciar su encuentro con Ebrard.

La migración irregular desde Centroamérica no es nueva pero se disparó desde octubre, acicateada por la organización de multitudinarias caravanas y la política migratoria más flexible que planteó López Obrador al empezar su mandato.

Para Calderón, negociar con políticos de línea dura como Pence y Pompeo será delicado, aunque eventuales elogios del jefe de la Casa Blanca, como los que hizo tras una primera evaluación del acuerdo en julio, tampoco dan para celebrar.

“A veces, la felicitación de Donald Trump es como un dardo envenenado”, dice la experta, para quien los datos sobre detenciones o solicitudes de asilo serán clave en el veredicto.

Vidas en juego

El acuerdo de junio fue el salvavidas del que México se aferró cuando Trump amenazó con imponer aranceles sucesivos a sus exportaciones -80% de las cuales van a Estados Unidos-, si no frenaba a los miles de migrantes que cruzan por su territorio.

Autoridades estadounidenses reportaron un récord de 144.255 personas detenidas en su frontera sur en mayo -casi 150% más que en enero- a lo que México respondió con una poderosa estrategia militar: 25 mil 451 soldados desplegados en los confines norte y sur de su territorio.

La alta comisionada de Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, manifestó el lunes su preocupación por las políticas de México y Estados Unidos pues, dijo, exponen a los migrantes a más riesgos de violaciones y abusos.

“Estoy especialmente alarmada por los niños migrantes que continúan siendo detenidos tanto en Estados Unidos como en México”, dijo en Ginebra.

Para el defensor de migrantes Luis Villagrán el acuerdo “puso en juego la vida de seres humanos” que huyen de la pobreza y la violencia que los acechan en Centroamérica, África y otros rincones del mundo.

Villagrán, director del Centro de Dignificación Humana en la sureña Tapachula, cerca de Guatemala, estima que allí hay unos 50 mil migrantes varados, temerosos de seguir con rumbo norte y padeciendo para subsistir.

Militares y agentes migratorios están desplegados en numerosos retenes en dicha región -el principal acceso de indocumentados-, y realizan operativos constantes en varios estados del país para detener a quienes cruzan en autobuses, camiones de carga o trenes, la mayoría de ellos en condiciones de hacinamiento e insalubridad.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.